Juan Sánchez Lebrero. Psicólogo en San Fernando, Cádiz.

 

Las relaciones de pareja sin duda han cambiado en perspectiva a lo largo de los años. Somos mucho más autónomos en la actualidad y no dependemos tanto de la otra parte a grandes rasgos, evolucionamos con referencia a nuestros padres, no aguantamos tanto como se suele decir. Pero es cierto que hay un auge creciente entorno a consentir sometimiento en las relaciones de pareja, sobre todo en las generaciones venideras.

Y es que como psicólogo me encuentro en consulta pacientes que se inclinan a permitir casi cualquier tipo de trato con tal de mantener a sus parejas al lado. Siempre tienen justificación para todo y acaban sufriendo, con la autoestima por los suelos, y con un desorden mental que l@s aboca a no ser felices nunca. Ni que decir tiene que todo esto es la antesala a la violencia de género, palabras mayores.

Para poder distinguir indicios de posible maltrato psicológico en una relación, os voy a dejar sólo algunos indicadores ya que sería demasiado extenso ponerlos todos. Puntuar en alguno no tiene por qué ser determinante, pero si se dan en un buen porcentaje hay que hacer saltar la alarma. Así que pregúntate si tu pareja…

– ¿Controla tu manera de vestir o se enfada si no vas como quiere? Has dejado de ponerte cosas que antes te gustaban? ¿Te sientes incómodo/a si te mira alguien del sexo opuesto por si acaso tu pareja se diera cuenta y pudiera ser motivo de otra discusión?

– ¿Se enfada si inviertes más tiempo en tus amistades o familiares del que considera necesario?

– ¿Para evitar discusiones sueles hacer cosas que no te apetecen con frecuencia? ¿Mantienes relaciones sexuales aunque no te apetezcan porque si no se enfada?

– ¿Controla tu móvil, tus redes sociales, le informas sobre tus horarios, organiza tu tiempo libre?  ¿Tiene el control del dinero, tienes que pedir permiso para comprar algo sea para quien sea?

– ¿Le quita importancia a tus logros personales o profesionales? ¿Cuándo tienes algún problema los minimiza con comentarios del tipo: eso no es nada, siempre te estas quejando…?

– Cuando haces algo por tu pareja, ¿te lo agradece o te hace sentir que es tu obligación? ¿Notas que cuando otra persona lo hace, lo valora más positivamente que si eres tú quien lo realiza?

– ¿Cuándo discutís, cedes tú aun teniendo la razón porque si no puede pasarse días sin hablarte y haciéndote el vacío?

– Si tu pareja tiene un problema en cualquier ámbito, ¿te hace sentir responsable de ello? ¿Te recuerda muchas veces los errores que cometes?

– ¿Te hace sentir que no sabrías seguir adelante si no estuvieras a su lado? ¿Usa el chantaje emocional a menudo para lograr sus objetivos? ¿La manera en la que se dirige a ti ha cambiado transformándose en imperativa?

– Si estáis en público, ¿temes decir lo que opinas por si acaso te trae consecuencias con tu pareja? ¿Temes como decirle algunas cosas porque sabes que su reacción puede ser desproporcionada?

– ¿Las decisiones importantes las toma sin tener en cuenta tu opinión? ¿Te hace dudar de tus capacidades?

– ¿Has dejado de contar tus problemas de pareja a tu entorno porque sabes que si se enterase se enfadaría?

Nunca hay que permitir que nos menosprecien, nos sometan o nos anulen. Solo tú eres dueño de tu vida. No dudes en buscar ayuda si te hace falta.

Call Now Button